Portada Pasta fresca verde casera

Receta: Cómo elaborar pasta verde casera

Estreno blog, y que mejor manera de hacerlo que con esta atractiva receta de pasta verde.

Para elaborar pasta fresca al huevo (la más sabrosa para mi gusto) seguiremos siempre la proporción de 100gr de harina por un huevo. No añadiremos sal puesto que ya la incorporaremos al agua donde la coceremos.

Hay distintas maneras de conseguir que nuestra pasta fresca adquiera un color verde, pero sin duda, la que más me gusta es la que os voy a explicar hoy. Sólo necesitaremos una estameña pero si no tenemos podemos utilizar un filtro de café o bajar a la farmacia y pedir unas gasas.

A la hora de estirar la masa debemos enharinar bien tanto la superficie donde trabajemos, como la masa y el rodillo.

Estirar pasta fresca verde casera con el rodillo

Si tenemos máquina para estirar pasta recordad que debemos enharinar la masa de vez en cuando para que no se pegue a ésta. De no tener máquina podemos estirar la masa entre dos papeles de horno con ayuda del rodillo hasta que quede bien fina, aunque nos costará algo más de trabajo.

Estirar la pasta fresca verde casera con la máquina de pasta

Debemos recordar que a la hora de hacer pasta fresca en casa debemos usar harina de fuerza, pues contiene más gluten, encargado de dar elasticidad a nuestra pasta.

Si usamos harinas blandas o harinas sin gluten (elaborando pasta para celíacos) nos quedará muy quebradiza a la hora de estirarla y nos costará mucho trabajo obtener una pasta fina y que no se nos rompa.

Pasta verde

Raciones: 4 personas

Ingredientes                                       Cantidades          

Harina de fuerza                                    300 gr.

Huevos                                                  3 unds.

Manojo de espinacas                           1/2 und.

 

Preparación

  • Triturar las espinacas con agua y pasar el líquido resultante por la estameña o filtro a un cacillo.
  • Poner a hervir. Veremos como cuando rompa el hervor se separará la clorofila del agua, quedando ésta flotando en la superficie. Apagar el fuego y colar. Reservar la clorofila.
  • Disponer la harina mezclada con la clorofila en un bol, haciendo un hueco en medio.
  • Batir los huevos y añadirlos en el centro del volcán de harina.
  • Comenzar a amasar.
  • Para obtener una masa lisa y suave podemos sacarla fuera del bol y terminar el amasado sobre la mesa. Si quedase demasiado seca añadimos un poquito de agua, y si queda demasiado húmeda, más harina.
  • Envolver con papel film y dejar reposar durante 15-20 minutos para que adquiera una consistencia más homogénea.
  • Cortar la pasta en 4 porciones, estirarla y darla el corte deseado (tagliolini,tagliatelle,fetuccini,fetucce o pappardelle).
  • Cocer en una cazuela con abundate agua y sal durante un par de minutos o hasta que flote.
  • Escurrir e incorporar a la sartén con la salsa que vayamos a usar.

 

Por otro lado, en España estamos muy acostumbrados a volcar la pasta una vez cocida en un escurridor y darla un baño de agua fría bajo el chorro de la fregadera. ¡CRASO ERROR! Debemos extraerla de la cazuela con ayuda de una espumadera e incorporarla a la sartén con la salsa, reservando el agua de cocción por si nos hiciese falta añadir en el último momento a la salsa.

Si bañamos la pasta en agua fría restaremos sabor a la pasta.

 

Podemos usar infinidad de salsas para esta pasta como el pesto, la amatricciana, puttanesca, ragú boloñesa…Aunque, si me dejáis daros un consejo, la que mejor le queda pos su vistosidad es la carbonara tradicional!

 

Espero que os haya sido de utilidad esta receta y que aproveche!

 

 

0 Comment

Déjanos tu opinion sobre esta entrada: